La mediación familiar es un proceso estructurado y voluntario en el que un mediador imparcial ayuda a las personas en conflicto a comunicarse de manera efectiva, explorar opciones y llegar a acuerdos mutuamente aceptables. Este enfoque colaborativo se utiliza comúnmente en situaciones de divorcio, custodia de hijos, disputas patrimoniales y otros conflictos familiares. En este artículo, exploraremos en detalle qué es la mediación familiar, cómo funciona y cuáles son sus beneficios. En Asencio Cantisan ofrecemos servicio de mediación familiar en Sevilla para que puedas resolver este tipo de cuestiones de la forma más eficiente.

¿Qué es la Mediación Familiar?

La mediación familiar es un proceso en el que un mediador capacitado facilita la comunicación entre las partes en conflicto para que puedan identificar problemas, explorar soluciones y llegar a acuerdos que satisfagan las necesidades de todos los involucrados. A diferencia de un proceso judicial adversarial, la mediación fomenta el diálogo, la comprensión mutua y la colaboración.

¿Cómo Funciona la Mediación Familiar?

El proceso de mediación familiar generalmente sigue estos pasos:

1. Sesión Inicial:

En la primera sesión, el mediador explica el proceso de mediación, establece reglas básicas y discute las expectativas de las partes involucradas.

2. Identificación de Problemas:

Las partes tienen la oportunidad de compartir sus preocupaciones y prioridades. El mediador ayuda a identificar los problemas clave que necesitan ser resueltos.

3. Generación de Opciones:

Una vez que se han identificado los problemas, las partes trabajan juntas para generar una variedad de opciones posibles para resolverlos.

4. Negociación:

Las partes discuten las opciones propuestas y negocian hasta llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas partes.

5. Acuerdo:

Una vez que se ha alcanzado un acuerdo, se redacta un documento que detalla los términos acordados. Este acuerdo puede ser legalmente vinculante si así se desea.

6. Seguimiento:

En algunos casos, se pueden programar sesiones de seguimiento para asegurarse de que el acuerdo se esté cumpliendo y abordar cualquier problema que surja.

Beneficios de la Mediación Familiar

La mediación familiar ofrece una serie de beneficios, incluyendo:

1. Control:

Las partes tienen un mayor control sobre el resultado del conflicto en comparación con un proceso judicial, donde un juez toma la decisión final.

2. Confidencialidad:

El proceso de mediación es confidencial, lo que significa que las discusiones y los documentos relacionados con la mediación no pueden ser utilizados en un tribunal.

3. Costo:

La mediación familiar suele ser más económica que el litigio, ya que implica menos tiempo y recursos legales.

4. Preservación de las Relaciones:

La mediación puede ayudar a preservar las relaciones familiares al fomentar la comunicación y el entendimiento mutuo.

5. Velocidad:

La mediación familiar generalmente es más rápida que el proceso judicial, lo que permite a las partes resolver sus problemas de manera más eficiente.

En resumen, la mediación familiar es un proceso efectivo para resolver conflictos familiares de manera colaborativa y constructiva. Al fomentar la comunicación, explorar opciones y llegar a acuerdos mutuamente aceptables, la mediación ayuda a las familias a superar sus diferencias y avanzar hacia un futuro más armonioso. Con sus numerosos beneficios, la mediación familiar se ha convertido en una herramienta invaluable para la resolución de conflictos en el ámbito familiar. Contacta con nosotros para conocer más sobre la mediación familiar en Sevilla.

El proceso de un divorcio es una etapa delicada y compleja en la vida de quienes deciden emprender este camino. En España, la legislación establece un marco legal para guiar el proceso de divorcio y proporcionar un marco claro para las parejas que toman esta difícil decisión. En este artículo, exploraremos a fondo el proceso de divorcio en España, desde los requisitos previos hasta los aspectos legales y las consideraciones clave.

Requisitos Previos al Divorcio:

1. Separación de Hecho o Judicial: Antes de solicitar el divorcio, la ley española requiere que la pareja esté separada de hecho durante al menos tres meses o, alternativamente, que haya obtenido una sentencia de separación judicial.

2. Nacionalidad o Residencia: Al menos uno de los cónyuges debe tener la nacionalidad española o haber residido en España durante al menos un año antes de presentar la demanda de divorcio.

Tipos de Divorcio en España:

1. Divorcio de Mutuo Acuerdo: Ambas partes llegan a un acuerdo sobre todos los aspectos relacionados con la ruptura, como la custodia de los hijos, la división de bienes y las pensiones alimenticias. Este tipo de divorcio es más rápido y menos costoso.

2. Divorcio Contencioso: Cuando no hay acuerdo entre los cónyuges sobre los términos de la separación, el divorcio se convierte en contencioso. Este proceso puede ser más largo y requerir la intervención del tribunal para resolver disputas.

Pasos Legales del Proceso de Divorcio:

1. Presentación de la Demanda: El proceso comienza con la presentación de la demanda de divorcio ante el juzgado correspondiente. En el caso de un divorcio de mutuo acuerdo, ambos cónyuges pueden presentar una demanda conjunta.

2. Convenio Regulador: En el divorcio de mutuo acuerdo, se debe adjuntar un convenio regulador que detalle los acuerdos alcanzados en relación con la custodia de los hijos, la pensión alimenticia, el uso de la vivienda y la división de bienes.

3. Trámite de Audiencia: En el caso de divorcios contenciosos, el tribunal convoca a ambas partes a una audiencia para intentar alcanzar un acuerdo. Si no es posible, el tribunal tomará decisiones basadas en las circunstancias del caso.

4. Sentencia de Divorcio: Una vez que se han resuelto todos los aspectos legales y las partes están de acuerdo o el tribunal ha tomado una decisión, se emite la sentencia de divorcio. Esta sentencia pone fin al matrimonio y establece las condiciones acordadas o dictaminadas por el tribunal.

Consideraciones Específicas del Proceso:

1. Custodia de los Hijos: En el caso de divorcios que involucran hijos menores, el tribunal busca proteger el interés superior del menor al determinar la custodia y el régimen de visitas.

2. División de Bienes: La legislación española establece que los bienes adquiridos durante el matrimonio se dividen de manera equitativa, pero no necesariamente al 50%.

3. Pensiones Alimenticias y Compensatorias: En algunos casos, se pueden otorgar pensiones alimenticias para los hijos y, en situaciones específicas, una pensión compensatoria para el cónyuge que pueda quedar en una situación económica desfavorable.

Consecuencias Legales y Emocionales:

1. Registro Civil y Cambio de Estado Civil: La sentencia de divorcio se registra en el Registro Civil, y los cónyuges pueden cambiar su estado civil de «casados» a «divorciados» en documentos oficiales.

2. Proceso de Adaptación: Además de las implicaciones legales, el proceso de divorcio puede tener consecuencias emocionales significativas. La adaptación a la nueva realidad y la gestión de las emociones son aspectos clave para ambos cónyuges.

El proceso de divorcio en España es un procedimiento legal que busca regular la ruptura de un matrimonio de manera justa y equitativa. Desde los requisitos previos hasta la sentencia final, cada paso del proceso tiene implicaciones legales y emocionales. La comprensión de los detalles legales y la consideración de las necesidades emocionales durante este proceso son cruciales para garantizar una transición más suave para todas las partes involucradas. En situaciones de divorcio, la asesoría legal y el apoyo emocional pueden ser recursos valiosos para ayudar a las personas a navegar por este difícil momento de cambio en sus vidas.

En Asencio Cantisan contamos con la experiencia necesaria para poder llevar cualquier proceso de divorcio de la forma más efectiva posible. Gracias a nuestros profesionales podrás llevar a cabo los trámites sin problema y con total naturalidad. Confía en nuestros servicios.

El divorcio en Sevilla es un proceso legal complejo que implica la disolución formal de un matrimonio. Aunque puede ser emocionalmente desafiante, entender los pasos involucrados y las consideraciones pertinentes puede ayudar a facilitar el proceso y asegurar que se lleve a cabo de manera justa y respetuosa para ambas partes.

1. Consideraciones Iniciales

– Reflexión y asesoramiento: Antes de iniciar el proceso de divorcio, es importante reflexionar sobre la decisión y considerar el asesoramiento o la terapia para manejar las emociones y afrontar los desafíos que puedan surgir.

– Consultar a un abogado: Buscar la asesoría de un abogado especializado en derecho de familia es crucial. Un abogado puede explicar los derechos legales, evaluar las opciones disponibles y orientar sobre el proceso.

2. Inicio del Proceso de Divorcio

– Solicitud de divorcio: Uno de los cónyuges presenta una petición de divorcio ante el tribunal. Esta petición puede variar en contenido según las leyes del lugar y debe incluir detalles sobre la división de bienes, custodia de hijos (si los hay), manutención y otros aspectos relevantes.

– Notificación al cónyuge: El cónyuge que solicita el divorcio notifica al otro cónyuge sobre la petición, proporcionándole una copia de los documentos legales.

3. Negociaciones y Acuerdos

– Negociaciones: Ambos cónyuges y sus abogados pueden participar en negociaciones para llegar a acuerdos sobre aspectos como la división de bienes, manutención conyugal, custodia de los hijos y visitas.

– Acuerdo de divorcio: Si se logra un acuerdo, se redacta un documento legal que detalla los términos acordados. Este acuerdo se presenta al tribunal para su aprobación.

4. Proceso Judicial

– Audiencias y procesos legales: Dependiendo de la jurisdicción y la complejidad del caso, pueden ser necesarias audiencias judiciales para finalizar el divorcio. El tribunal revisará los acuerdos y, si es necesario, tomará decisiones en ausencia de un acuerdo total.

5. Finalización del Divorcio

– Sentencia de divorcio: Una vez que se aprueban todos los términos y se completa el proceso legal, el tribunal emite una sentencia de divorcio que disuelve oficialmente el matrimonio.

Consideraciones Finales

– Cuidado emocional: El proceso de divorcio puede ser emocionalmente desafiante. Buscar apoyo emocional a través de amigos, familiares o profesionales de la salud mental es importante para atravesar este período.

– Enfoque en el futuro: A medida que finaliza el proceso, es crucial mirar hacia adelante y concentrarse en reconstruir la vida de manera positiva, especialmente si hay hijos involucrados.

El proceso de divorcio puede variar en tiempo y complejidad según la situación individual. Es esencial trabajar con profesionales legales calificados y mantener una comunicación abierta y constructiva para lograr un proceso lo más armonioso posible, considerando el bienestar emocional y financiero de ambas partes involucradas. Contacta con nosotros para conocer un poco más de este proceso. En Asencio Cantisan encontrarás a profesionales especializados que te ayudarán con el proceso.

Asencio Cantisan es un bufete de abogados matrimonialistas en Sevilla con todas las herramientas necesarias para poner fin a tu matrimonio. El proceso de divorcio es una etapa de la vida que puede ser emocionalmente desafiante y legalmente complicada. Sin embargo, con la orientación adecuada y un enfoque cuidadoso, es posible superar esta experiencia de manera efectiva. En este artículo, proporcionaremos consejos para el divorcio que pueden ayudarte a sobrellevar esta transición de manera más saludable y constructiva.

1. Busca el Apoyo de Profesionales

Uno de los primeros pasos importantes en el proceso de divorcio es consultar con un abogado de divorcio experimentado. Un abogado te guiará a través del sistema legal, protegerá tus derechos y te brindará consejos legales cruciales. Nuestros profesionales están altamente cualificados para poder ayudarte en todos los casos que puedan sucederse. Gracias a nuestro servicio personalizado contarás con un proceso mucho más rápido.

2. Prioriza tu Salud Emocional

El divorcio puede ser una montaña rusa emocional. Es importante cuidar de tu bienestar mental y emocional. Considera buscar el apoyo de un terapeuta o consejero para ayudarte a gestionar el estrés, la tristeza y la ansiedad que pueden surgir durante este período.

3. Mantén una Comunicación Abierta y Respetuosa

Si tienes hijos, es fundamental mantener una comunicación abierta y respetuosa con tu expareja. Trabajar juntos en la crianza de los hijos puede ayudar a minimizar el impacto emocional en ellos.

4. Organiza tus Finanzas

Revisa y organiza tus finanzas. Esto incluye la división de bienes, activos y pasivos. Un asesor financiero puede ser útil para ayudarte a tomar decisiones informadas sobre tu futuro financiero.

5. Establece Metas Claras

Define tus objetivos y expectativas para el divorcio. ¿Qué esperas lograr al finalizar el proceso? Tener metas claras puede ayudarte a mantenerte enfocado y tomar decisiones coherentes.

6. Considera la Mediación

La mediación es una opción para resolver disputas de divorcio de manera menos adversarial. Puede ser más económica y menos estresante que un litigio en el tribunal.

7. Prioriza el Auto-Cuidado

Durante un divorcio, es fácil descuidar el cuidado personal. Recuerda mantener una rutina saludable de alimentación, ejercicio y sueño. El auto-cuidado es esencial para mantener la resiliencia emocional.

8. Documenta todo

Mantén un registro detallado de todas las comunicaciones y acuerdos relacionados con el divorcio. Esto puede ser útil en caso de disputas futuras.

9. Rodéate de un Círculo de Apoyo

No enfrentes el divorcio solo. Busca el apoyo de amigos y familiares en quienes confíes y que puedan ofrecer apoyo emocional y práctico. Es imprescindible estar rodeado de aquellos que más quieres para poder tomar todas las fuerzas necesarias para seguir con el proceso.

10. Mira hacia el Futuro

A medida que avanzas a través del proceso de divorcio, enfócate en el futuro. Establece metas y visualiza la vida que deseas después del divorcio. Mantener una perspectiva positiva puede ayudarte a superar esta etapa de la vida que en un principio puede parecer de lo más dura.

Un nuevo comienzo

El divorcio puede ser una experiencia desafiante, pero también puede ser una oportunidad para un nuevo comienzo. Con el apoyo adecuado, la autocompasión y una planificación cuidadosa, puedes navegar por este período de manera efectiva y trabajar hacia un futuro más brillante. Recuerda que, aunque el proceso de divorcio puede ser complicado, también puede ser una oportunidad para el crecimiento personal y la recuperación emocional.

Contacta con nuestros abogados matrimonialistas en Sevilla para conocer un poco más sobre nuestros servicios de divorcio. Mediante un estudio exhaustivo de tu caso pondremos en marcha un plan de actuación que te permitirá poner fin a tu matrimonio de forma efectiva. Da comienzo a una nueva etapa gracias a nuestros mecanismos.

El matrimonio es un compromiso legal y emocional que implica derechos y responsabilidades para ambas partes. Sin embargo, en algunos casos, pueden surgir conflictos y desafíos que requieren la intervención de un abogado matrimonialista en Sevilla. Nuestros profesionales del derecho se especializan en asuntos legales relacionados con el matrimonio y el divorcio, brindando asesoramiento y representación legal en una variedad de situaciones. Asesoramiento legal en el matrimonio:

Un abogado matrimonialista puede desempeñar un papel fundamental antes del matrimonio, proporcionando asesoramiento legal a las parejas que desean establecer acuerdos prenupciales. Un acuerdo prenupcial es un documento legal que establece cómo se dividirán los activos y las responsabilidades en caso de divorcio o separación. El abogado ayudará a las partes a entender sus derechos y opciones, asegurándose de que el acuerdo sea equitativo y cumpliendo con las leyes locales.

  1. Divorcio y separación:

Cuando una pareja decide poner fin a su matrimonio, un abogado matrimonialista es esencial para guiarlos a través del proceso de divorcio o separación. Este profesional representará los intereses de su cliente en los procedimientos legales, abordando temas como la división de bienes y deudas, la custodia de los hijos, la manutención conyugal y el apoyo a los hijos. El abogado trabajará para proteger los derechos de su cliente y lograr un acuerdo justo y equitativo, ya sea a través de la negociación o en los tribunales.

  1. Custodia y manutención de los hijos:

Uno de los aspectos más delicados en un divorcio es la custodia y manutención de los hijos. Un abogado matrimonialista puede ayudar a los padres a establecer acuerdos de custodia que sean en el mejor interés de los hijos y asegurar que se cumpla con la manutención de los mismos. En caso de disputas sobre la custodia, el abogado puede presentar pruebas y argumentos legales para proteger los derechos y necesidades de sus clientes y sus hijos.

  1. Modificación de órdenes judiciales:

En algunos casos, las circunstancias cambian después de un divorcio o acuerdo de custodia, lo que puede requerir modificaciones en las órdenes judiciales existentes. Un abogado matrimonialista puede ayudar a sus clientes a solicitar modificaciones en la custodia, la manutención de los hijos o la pensión alimenticia cuando sea necesario debido a cambios significativos en las vidas de las partes involucradas.

  1. Violencia doméstica:

En situaciones de violencia doméstica o abuso, un abogado matrimonialista puede brindar protección legal a la víctima. Esto puede incluir la obtención de órdenes de protección y representación en audiencias judiciales para garantizar la seguridad y el bienestar de la parte afectada.

  1. Mediación y resolución de conflictos:

Además de representar a sus clientes en los tribunales, un abogado matrimonialista puede actuar como mediador para ayudar a las partes a resolver sus diferencias de manera amistosa y evitar costosos y largos procedimientos legales. La mediación puede ser una opción efectiva para alcanzar acuerdos en términos de divorcio, custodia y otros asuntos matrimoniales.

En conclusión, los servicios de un abogado matrimonialista en Sevilla son fundamentales para proteger los intereses de las personas en asuntos legales relacionados con el matrimonio y el divorcio. Somos profesionales del derecho que brindan asesoramiento, representación y soluciones legales para ayudar a nuestros clientes a enfrentar situaciones matrimoniales complejas y delicadas. Nuestra experiencia y conocimiento legal son invaluables para alcanzar acuerdos justos y equitativos y garantizar que los derechos de todas las partes involucradas sean respetados.

En Asencio Cantisan trabajamos para que puedas disfrutar de los mejores servicios. Contacta con nosotros ante cualquier duda del ámbito matrimonialista. Estaremos encantados de atenderte.

El proceso de divorcio en Sevilla puede ser emocionalmente desafiante y legalmente complejo. Si has llegado a la difícil decisión de poner fin a tu matrimonio, es importante comprender los pasos esenciales para iniciar el proceso de divorcio de manera adecuada. En este artículo, exploraremos las medidas iniciales que debes considerar al comenzar un divorcio, desde la toma de decisiones personales hasta la búsqueda de asesoramiento legal y la preparación para el camino por delante.

  1. Reflexiona y toma decisiones:

Antes de iniciar el proceso de divorcio, es crucial que reflexiones y tomes decisiones fundamentales. Evalúa tus sentimientos y motivaciones para asegurarte de que el divorcio sea la mejor opción para ti. Considera los aspectos emocionales, financieros y legales que pueden estar involucrados en la disolución de tu matrimonio. Si es posible, trata de comunicarte abierta y honestamente con tu cónyuge para discutir tus intenciones y explorar posibles acuerdos amistosos.

  1. Busca asesoramiento legal:

Una vez que hayas tomado la decisión de proceder con el divorcio, es esencial buscar asesoramiento legal de un abogado especializado en derecho de familia. Un abogado experimentado te guiará a través del proceso legal y te brindará información y consejos relevantes para tu situación específica. Durante la consulta inicial, podrás discutir tus objetivos, derechos y obligaciones legales, así como los posibles resultados y opciones disponibles.

  1. Recopila la documentación necesaria:

Durante el proceso de divorcio, se requerirá una variedad de documentación. Para estar preparado, recopila documentos importantes como actas de matrimonio, registros financieros, declaraciones de impuestos, estados de cuenta bancarios, contratos prenupciales (si los hay), escrituras de propiedades y cualquier otro documento relevante. Estos registros serán fundamentales para la división de activos, la determinación de la manutención conyugal y la planificación financiera.

  1. Considera la mediación o negociación:

Si tienes una relación relativamente amistosa con tu cónyuge y estás dispuesto a trabajar juntos para llegar a acuerdos, considera la mediación o la negociación colaborativa. Estos enfoques alternativos al litigio pueden ser menos adversariales y costosos, y fomentan la toma de decisiones conjuntas en lugar de dejar que un juez decida sobre los asuntos relacionados con el divorcio.

  1. Presenta la petición de divorcio:

Una vez que hayas tomado todas las decisiones iniciales y te hayas reunido con tu abogado, será el momento de presentar la petición de divorcio ante el tribunal competente. Tu abogado te guiará a través del proceso de preparación y presentación de los documentos legales necesarios, incluyendo la petición de divorcio y cualquier otra documentación requerida por tu jurisdicción.

Iniciar un proceso de divorcio implica tomar decisiones personales y legales importantes. Es esencial reflexionar sobre tus necesidades y objetivos, buscar asesoramiento legal competente y recopilar la documentación necesaria. Considera la posibilidad de resolver los asuntos de divorcio a través de la mediación o la negociación colaborativa, siempre que sea apropiado. Recuerda que cada divorcio es único y puede presentar desafíos y complicaciones específicas. Trabajar con profesionales calificados y contar con un sólido sistema de apoyo emocional puede ayudarte a navegar por este proceso de manera más efectiva y lograr una transición más saludable hacia el futuro.

En Asencio Cantisan te ayudamos a conseguir que tu divorcio en Sevilla se lleve a cabo de la forma más efectiva posible. Contacta con nuestros profesionales para poder conocer más a fondo este proceso y cómo llevarlo a cabo.

¿Conoces el divorcio exprés? Es la forma de divorciarse más económica y rápida gracias a un buen abogado en Sevilla. Gracias a este tipo de divorcio no tendrás que acudir a un notario o un letrado de la Administración de Justicia. Es un tipo de divorcio que fue introducido por la ley 15/2005, del 8 de julio. Gracias a esta reforma se produjo una actualización del sistema, adaptándose por completo a los nuevos tiempos. La forma en la que se estructura la familia ha cambiado y la legislación debe de adaptarse a ese tipo de cambios que se producen. Son muchas las parejas que necesitan que existan trámites de divorcios rápidos para tener la sentencia lo antes posible.

El divorcio común que se lleva a cabo por la vía judicial suele tardar aproximadamente un año, en el caso de que no existan complicaciones. Mientras que el divorcio exprés suele resolverse en un plazo de uno a tres meses. Pero siempre se aconseja contar con un buen asesoramiento legal. En Asencio Cantisán contamos con los mejores profesionales para ayudarte en tu proceso de divorcio.

Requisitos de un divorcio exprés

No todas las parejas pueden llevar a cabo un divorcio exprés. Para llevarlo a cabo hacen falta una serie de requisitos:

  • Tres meses de unión matrimonial como mínimo.
  • Al menos uno de los cónyuges debe residir en España.
  • Parejas sin hijos menores o mayores dependientes. En el caso de que existan hijos menores o mayores dependientes, no es posible el divorcio exprés. En el caso de que haya menores debe de haber intervención del Ministerio Fiscal, el cual se ocupa de velar los derechos de los hijos.
  • Consentimiento de hijos mayores de edad o emancipados. En el caso de que el matrimonio cuente con hijos mayores de edad o emancipados deberán de manifestar el consentimiento de acuerdo al convenio regulador que los afecte. Esta condición se aplica a aquellos hijos que residan dentro del domicilio familiar y que no tengan ingresos propios.
  • Acuerdo entre los cónyuges. El divorcio exprés es de mutuo acuerdo. Por lo que la pareja debe de estar de acuerdo en divorciarse a través de esta forma.
  • Convenio regulador. Los cónyuges deben acordar todos los puntos que están incluidos en el Convenio Regulador. Entre ellos está el uso de la vivienda de la pareja, la contribución de cada parte a las cargas del matrimonio o la pensión compensatoria, entre otros.

Documentos necesarios para llevar a cabo un divorcio exprés

La documentación necesaria para llevar a cabo este divorcio es:

  • Documentos de identidad de los cónyuges y los hijos mayores.
  • Documentos del abogado en Sevilla, que será acreditado en la escritura o en el acta.
  • Certificado de matrimonio. Para poder certificar cuándo se produjo el matrimonio y que antigüedad tiene.
  • Certificado de empadronamiento tanto a la pareja como a los hijos.
  • Libro de familia.
  • Convenio regulador aprobado por los cónyuges y los hijos mayores de edad.

Conoce todo acerca del divorcio exprés gracias a nuestros profesionales. Ellos te ayudarán y asesorarán para que puedas conseguir tu divorcio en el menor tiempo posible.

Separarse nunca es una opción fácil. Contratar a un buen abogado de divorcios en Sevilla es una de las partes imprescindibles si quieres que este proceso se resuelva de forma rápida y efectiva. Son muchas las parejas que acuden a nosotros preguntándose cuál es la mejor forma de realizar este proceso para que los más pequeños de la casa lo pasen sin problemas.

En muchas ocasiones, los matrimonios deciden seguir adelante por los hijos, llegando a un punto de no retorno que lleva al divorcio. En todo momento habrá que tener presente al menor para poder actuar siempre en su beneficio, intentando que su vida se vea lo menos posible alterada y cuidando que no sufra.

Cuando la decisión está tomada

Lo mejor es demostrar a los hijos que seguiremos estando presentes y haciendo lo mejor para ellos. Cuando ellos no ven bien a los padres, tampoco son felices. En estos momentos es habitual acudir a terapia con un profesional y tener especial autocuidado para intentar proteger la salud mental tanto de los niños como de los padres.

Informarles en todo momento

Cuando demos la noticia del divorcio debemos de informarles con todos los detalles de cómo su vida se verá afectada. A su vez, también decirles cuál será su nueva rutina, dónde van a vivir, quién les buscará a la salida del colegio o en las actividades extraescolares… Es importante no dejar hueco a la duda o la incertidumbre. Si saben en todo momento lo que va a suceder estarán más tranquilos y podrán aceptarlo mejor.

Es un completo error intentar esconder la situación o los cambios a los más pequeños. A la larga los niños no tendrán una sensación de confianza con los padres y se sentirán engañados. El proceso debe de ser siempre claro y debemos estar seguros de que entienden lo que está ocurriendo.

Siguen siendo sus padres

Es importantísimo que sepan que los padres se están divorciando entre sí, pero que eso no implica que dejen de ver a sus hijos. En ocasiones puede resultar difícil, pero es necesario no hablar mal del otro progenitor delante del niño para evitar que crear conflictos o distorsionar la imagen de la otra persona.

Los padres deben de seguir transmitiéndole su amor y seguridad, dando lugar a una lección sobre la gestión de las emociones.

La vía de mutuo acuerdo

La mejor opción siempre será la vía de mutuo acuerdo. Permite que los niños vean que los padres siguen teniendo buena relación. Es importante mantener las rutinas de los pequeños durante el tiempo que dura el proceso de divorcio. El hecho de acudir a la vía del mutuo acuerdo supone evitar que haya un proceso judicial mucho más largo que podría hacer sufrir aún más a los niños.

En Asencio Cantisan contamos con especialistas en divorcios para que puedas iniciar los trámites de forma eficiente. Cuenta con un buen abogado de divorcios en Sevilla que vele por la seguridad y la tranquilidad de tus hijos para que no vean altamente alteradas sus vidas con esta nueva situación.

Nuestros abogados matrimonialistas en Sevilla te ayudarán durante el proceso de divorcio. El divorcio notarial es un tipo de divorcio que se realiza ante notario, sin necesitar que intervenga un juez en el proceso. Desde 2015 se puede llevar a cabo este proceso.

En Asencio Abogados podemos ayudarte a llevarlo a cabo. Te asesoraremos en todo momento y ayudaremos a conseguir que tu divorcio sea todo un éxito. Entre los requisitos para poder optar por este tipo de divorcio están:

  • Debe ser de mutuo acuerdo. Ambos cónyuges deben de tener voluntad para disolver su matrimonio.
  • Tienen que llevar como mínimo 3 meses casados. Es necesario que hay pasado 3 meses desde la celebración del matrimonio.
  • No deben tener hijos menores de edad o incapacitados dependientes. Cuando ocurre esto se recurre a la vía judicial para que el Ministerio Fiscal sea quien vele por los derechos de los hijos y sus intereses.
  • En el caso de que haya hijos mayores de edad o emancipados, deben presentar su consentimiento frente al Notario para aquellas medidas en las que vean afectadas.
  • Tener un abogado que asesore a los cónyuges. Nuestros abogados matrimonialistas en Sevilla cuentan con todas las herramientas para que puedas llevar a cabo este proceso de la forma más eficiente.
  • El Notario correspondiente es el del último domicilio conyugal o de residencia habitual de cualquiera de los cónyuges.

Documentos necesarios para el divorcio notarial.

Para que pueda hacerse efectivo el divorcio notarial debemos de presentar:

  • DNI de ambos cónyuges y de hijos mayores de edad o emancipados que deban presentarse ante el Notario.
  • Certificado de matrimonio y de nacimiento de los hijos.
  • Libro de familia.
  • Datos de acreditación y DNI del abogado.
  • Convenio regulador redactado por el abogado.

Contacta con nosotros para conocer un poco más sobre el divorcio notarial. Todo lo que necesitas para que este proceso sea rápido y eficiente.

¿Sabías que es posible realizar un divorcio de mutuo acuerdo ante notario? Desde el 2015 la Ley de Jurisdicción Voluntaria lo recoge. Como abogados de divorcios en Sevilla, en Asencio Cantisan queremos explicarte todas las claves para que puedas llevar a cabo un divorcio de esta tipología.

Tipos de divorcio en España

En nuestro país existen dos tipos de divorcio: el amistoso y el contencioso. En ambos casos debe de haber pasado 3 meses desde el momento en el que se contrajo matrimonio.

  • Divorcio amistoso o de mutuo acuerdo. Es el procedimiento más rápido para ambas partes. Los dos cónyuges entienden todos los términos relacionados con el divorcio, sin tener que intervenir una orden judicial. El cuerdo viene dado por el convenio regulador que esté vigente. En él quedan reflejados la separación de bienes, las relaciones con los hijos en caso de que los haya y otras cuestiones de importancia.
  • Divorcio ante notario. Es posible realizar el divorcio ante notario cuando no hay hijos menores. Ambos cónyuges deberán estar acompañados de un abogado y tener un convenio regulador de divorcio ante notario. En este caso es aún más rápido el proceso.
  • Divorcio contencioso. Se da cuando una de las partes solicita el divorcio sin el consentimiento de la otra o no se ha llegado a un acuerdo. La demanda debe presentarse en los tribunales. El juez será quien estime todos los detalles tras la separación. Es un método mucho más complicado y prolongado en el tiempo.

Divorcio de mutuo acuerdo ante el notario

Para que se pueda llevar a cabo este tipo de divorcio debe de haber una serie de requisitos:

  • El matrimonio debió de realizarse hace más de tres meses.
  • No tener hijos menores o con discapacidad.
  • En el momento en el que se realiza el divorcio, la esposa no debe estar embarazada.

Para que se pueda realizar este tipo de divorcio necesitará un abogado en ejercicio con licencia. De esta forma es seguro que ambas partes tienen el asesoramiento sobre derechos y obligaciones que necesitan. Contar con un abogado de divorcios en Sevilla es indispensable para poder llevar a cabo este proceso.

En el caso de que existan hijos mayores de edad o menores emancipados deben de aceptar las medidas que les afecten a sus intereses. Es muy importante este consentimiento, siendo necesario que estén en le momento del trámite del divorcio.

Contacta con nosotros para conocer un poco más sobre los trámites del divorcio ante notario.