Entradas

Como consecuencia de la situación que estamos viviendo, mucha gente acude a los abogados en Sevilla para buscar información sobre los ERTE temporales. Pero, ¿por qué se denomina así?
Existen varios motivos por los que se le pone este tipo de denominación.

Existe una causa de fuerza mayor

Debido a la existencia de una causa de fuerza mayor de carácter temporal. El empresario puede tener que suspender los contratos o reducir la jornada de los trabajadores. Si consideramos que el COVID imposibilita que se presten los servicios, esta sería una de las posibles causas.

También hay que destacar que sucede porque el hecho es de carácter externo a la empresa. Para que se produzca esta suspensión no debe de existen una causa adicional. La empresa no debe de estar en periodo de crisis.

Causas de carácter económico técnico o de organización

Informamos que la empresa, de forma unilateral, puede suspender los contratos de trabajo tanto de todos como de una parte de su personal debido a causas de carácter económico, técnico, organizativo o de producción sin más requisitos que el procedimiento necesario para llevar a cabo este proceso.

Se trata de una medida que tiene que estar aplicada por causas de tipo coyuntural, ya que no puede solucionar problemas derivados del carácter estructural.

Tras esto, los abogados en Sevilla queremos informaros de los efectos que tienen esta Suspensión de los Contratos en la Seguridad Social. Durante la suspensión de los mismos la empresa debe de mantener al trabajador en alta e ingresar la cuota patronal y la entidad gestora del propio trabajador.

Durante este periodo el trabajador se encuentra en la situación de desempleo. El empresario debe de promover el desarrollo de la formación con relación a su actividad profesional. El objetivo es dar mayor polivalencia o hacer aún mayor su empleabilidad.

Para su realización hay que tener en cuenta que en caso de que sea por causa mayor o por causa económica, técnica u organizativa tendrá una duración diferente. En el primer caso el proceso suele ser mucho más acelerado.

 

A inicios de marzo tuvo lugar el I Observatorio de la Familia. Este estudio llevado a cabo por la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA) ha sacado a la luz datos como que el 97% de los divorcios contenciosos de parejas con hijos presentan un alto nivel de conflicto. La causa suele estar en la utilización de la vivienda. Aquellas parejas que carecen de hijos suelen tener una separación mucho más tranquila, prueba de ello es que el porcentaje baja a 16%.

El objetivo de esta investigación ha sido que los abogados especialistas en divorcios lleven a cabo un análisis fiel de lo que sucede realmente en nuestro país. Una de las conclusiones más destacadas de estos datos ha sido el hecho de que los divorcios sin acuerdo tardan más de 3 años y medio en resolverse. Éstos son celebrados en juzgados de primera instancia y audiencias provinciales. El problema de ello reside en que no están especializados en asuntos de Derecho Familiar.

También existe un cambio en el tiempo que se dedica a los divorcios consensuados. Prueba de ello es que el 85% de mutuo acuerdo que tienen lugar en juzgados de primera instancia tardan menos de seis meses. Mientras que en ese tiempo tan solo se resuelven el 49% en aquellos de ámbito generalista.

La demora en la resolución de este tipo de trámites es, en ocasiones, todo un calvario. Prueba de ello es la gran cantidad de matrimonios que acaban creando un verdadero conflicto debido a la gran cantidad de tiempo que tardan en ponerle fin al proceso. Por ello la AEAFA pide la creación de la Jurisdicción especializada en Personas, Menores y Familia. El objetivo es que tanto jueves como fiscales y equipos psicosociales se encuentren especializados en este tema.

El Derecho Familiar es algo que a día de hoy afecta a toda la sociedad. En Asencio Abogados trabajamos para que estos trámites sean lo menos duros posibles. A la hora de acudir a abogados matrimonialistas en Sevilla, hay que tener en cuenta tanto la experiencia como el número de casos resueltos.

Una de las lecturas positivas ha sido el número de casos en los que el menor se adapta de forma favorable a la custodia compartida. Un 79% de los abogados afirman que se produce este cambio sin ningún tipo de alteración en la vida del menor.