Entradas

Las vacaciones suelen ser una época de conflicto matrimonial y peleas por quién pasará tiempo con los hijos, dando lugar a situaciones que parecen interminables. Contar con un buen abogado matrimonialista como los de nuestro bufete te ayudará a conocer soluciones para este tipo de situaciones de lo más comunes.

Qué hacer cuando no tienes una sentencia que regule las vacaciones

Cuando llega el verano y aún no hemos obtenido una resolución judicial, habrá que optar por el medio del diálogo. Cuando nos encontramos dentro de un proceso judicial contencioso debemos de tener siempre presente que ambos progenitores siguen teniendo los mismos derechos y deberes con los hijos.

Se han dado ocasiones en los que el progenitor impide al otro que tenga una relación con el hijo aprovechando que aún no hay una decisión legal en firme. Sin embargo, este tipo de conductas pueden volverse posteriormente en contra. Cuando hay hijos de por medio, lo ideal es que los progenitores sean capaces de llegar a un acuerdo y ser lo menos parciales posible. Lo habitual es el reparto por quincenas alternas.

Cuando el convenio regulador o la sentencia no son claros en los repartos vacacionales

Este punto puede ser frecuente, sobre todo cuando el convenio no está redactado por un abogado matrimonialista especializados. También si se encuentran parte que son ambiguas. Lo ideal es que los convenios o sentencias marquen con detalle el día y la hora a la que se realizará el intercambio de los niños, siendo la mayoría de ocasiones en el domicilio donde residen habitualmente. Habrá que tener en cuenta a la hora de fijar las horas las edades de los menores y sus rutinas familiares con el fin de que no les afecten en exceso.

Si estás pensando en divorciarte y tienes hijos no dudes en acudir a nuestros servicios de abogado matrimonialista. En Asencio Cantisan contamos con profesionales altamente cualificados en el sector, con el objetivo de que los menores vean alterados al mínimo posible su rutina.

Cuando se produce la decisión de que un matrimonio ha llegado a su final aparecen todo tipo de cuestiones por resolver. Disponer de un abogado matrimonialista en Sevilla será una de las medidas más inteligentes para poder realizar un proceso de forma fácil y rápida.

La división de los bienes y el uso de la vivienda en el caso de tener hijos depende del tipo de custodia de menores y el poder adquisitivo de los padres.

La mejor manera para poder regular las consecuencias que tiene el divorcio es otorgar mediante escritura pública capitulaciones matrimoniales con las que podrás regular las consecuencias propias de la separación.

En este tipo de procedimientos en Asencio Abogados da especial importancia a qué ocurrirá con los bienes que tienen los cónyuges en común. Así como también dónde vivirán los hijos y con quién, en caso de que existan. En España este tipo de interrogantes se responden con el tipo de custodia de los menores y el poder adquisitivo que tengan cada uno de los cónyuges.

En el caso de existir custodia exclusiva y con relación a los bienes inmuebles, si la vivienda en la que vivía el matrimonio fue adquirida por uno de los cónyuges antes del matrimonio, con independencia de su régimen económico, seguirá siendo del mismo. En caso de tener hijos existe la posibilidad de que se le otorgue el derecho a poder usar la vivienda a que presente interés jurídico más necesitado y ostente la custodia de menores.

En el caso de guarda y custodia compartida de hijos menores de edad o en los supuestos en los que no haya hijos también puede otorgar, aunque sea por un tiempo limitado, el uso de la vivienda a favor del cónyuge con menor poder adquisitivo.

En estos casos lo mejor es acudir a un abogado matrimonialista en Sevilla como los que tenemos en nuestro gabinete para poder solucionar el trámite con éxito.