Entradas

Separarse nunca es una opción fácil. Contratar a un buen abogado de divorcios en Sevilla es una de las partes imprescindibles si quieres que este proceso se resuelva de forma rápida y efectiva. Son muchas las parejas que acuden a nosotros preguntándose cuál es la mejor forma de realizar este proceso para que los más pequeños de la casa lo pasen sin problemas.

En muchas ocasiones, los matrimonios deciden seguir adelante por los hijos, llegando a un punto de no retorno que lleva al divorcio. En todo momento habrá que tener presente al menor para poder actuar siempre en su beneficio, intentando que su vida se vea lo menos posible alterada y cuidando que no sufra.

Cuando la decisión está tomada

Lo mejor es demostrar a los hijos que seguiremos estando presentes y haciendo lo mejor para ellos. Cuando ellos no ven bien a los padres, tampoco son felices. En estos momentos es habitual acudir a terapia con un profesional y tener especial autocuidado para intentar proteger la salud mental tanto de los niños como de los padres.

Informarles en todo momento

Cuando demos la noticia del divorcio debemos de informarles con todos los detalles de cómo su vida se verá afectada. A su vez, también decirles cuál será su nueva rutina, dónde van a vivir, quién les buscará a la salida del colegio o en las actividades extraescolares… Es importante no dejar hueco a la duda o la incertidumbre. Si saben en todo momento lo que va a suceder estarán más tranquilos y podrán aceptarlo mejor.

Es un completo error intentar esconder la situación o los cambios a los más pequeños. A la larga los niños no tendrán una sensación de confianza con los padres y se sentirán engañados. El proceso debe de ser siempre claro y debemos estar seguros de que entienden lo que está ocurriendo.

Siguen siendo sus padres

Es importantísimo que sepan que los padres se están divorciando entre sí, pero que eso no implica que dejen de ver a sus hijos. En ocasiones puede resultar difícil, pero es necesario no hablar mal del otro progenitor delante del niño para evitar que crear conflictos o distorsionar la imagen de la otra persona.

Los padres deben de seguir transmitiéndole su amor y seguridad, dando lugar a una lección sobre la gestión de las emociones.

La vía de mutuo acuerdo

La mejor opción siempre será la vía de mutuo acuerdo. Permite que los niños vean que los padres siguen teniendo buena relación. Es importante mantener las rutinas de los pequeños durante el tiempo que dura el proceso de divorcio. El hecho de acudir a la vía del mutuo acuerdo supone evitar que haya un proceso judicial mucho más largo que podría hacer sufrir aún más a los niños.

En Asencio Cantisan contamos con especialistas en divorcios para que puedas iniciar los trámites de forma eficiente. Cuenta con un buen abogado de divorcios en Sevilla que vele por la seguridad y la tranquilidad de tus hijos para que no vean altamente alteradas sus vidas con esta nueva situación.

Como abogado matrimonialista en Sevilla, Asencio Cantisan tiene siempre en cuenta a los hijos en casos de divorcios. Es cada vez más habitual que los progenitores acuerden la custodia compartida para seguir participando en la misma proporción en el desarrollo y crecimiento de los hijos.

¿Qué es la custodia compartida?

La custodia se refiere al cuidado en el día a día de los menores de la casa. Normalmente quien tiene la custodia es quien vive con el menor, lo lleva al colegio, le hace la comida… Toma todas las decisiones diarias sobre el pequeño.

En caso de que se acuerde una custodia compartida las decisiones deberán de ser tomadas entre ambos. Debemos de destacar que la custodia del menor no tiene relación con la patria potestad. Siempre y cuando no existan motivos específicos para denegarla, la patria potestad sigue siendo de ambos progenitores. Por lo que tomaréis las decisiones que afecten a los hijos en común, teniendo un gran papel en su vida.

Lo habitual es que tras producirse la separación los padres no convivan en el mismo domicilio. Por lo que aquí aparecen diferentes opciones para los hijos:

  • Convivir la mitad del año con cada progenitor.
  • Establecimiento de periodos cortos como quincenas o mensualidades.
  • Que siga conviviendo en la vivienda familiar y sean los padres quienes se turnen para convivir con él.

En este tipo de casos la mejor opción será siempre la que se adapte mejor a la situación de vuestros hijos. No tiene por qué ser un reparto igual, sino más bien lo más equitativo posible.

¿Cuándo puedo solicitar la custodia compartida?

Se puede solicitar en cualquier momento, siempre y cuando se crea que es la mejor decisión para los menores. En todos los casos el Juez debe de tener un informe por parte del Ministerio Fiscal. En este tipo de situaciones los menores tendrán siempre voz, intentando en todo momento que no haya separación de hermanos.

En el caso de separación o divorcio, debe de solicitar la custodia compartida en procedimiento judicial. En el caso de no estar casados se hace por procedimiento de medidas paternofiliales.

Contacta con nosotros para para conseguir un buen abogado matrimonialista en Sevilla. nuestros profesionales trabajan día a día para conseguir que los menores tengan las mejores condiciones en caso de separación o divorcio.

A la hora de pensar en ponerle fin a tu matrimonio te aconsejamos siempre contar con un buen abogado matrimonialista en Sevilla. Este servicio se ha visto incrementado actualmente debido a la gran cantidad de rupturas matrimoniales del momento.

Las demandas de disolución matrimonial aumentaron el pasado año un 2,5%. Cabe destacar que fueron los divorcios, tanto consensuados como contenciosos los que experimentaron una subida. Por otro lado, las separaciones y nulidades matrimoniales descendieron.

El mayor número de demandas de disolución por cada 100.000 habitantes se dio en Canarias, Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Andalucía y Cantabria. Situando así la media nacional en 205,7.

Llegados a este punto de la relación habrá que tener claros conceptos como la separación y el divorcio. La principal diferencia es que el divorcio supone la disolución del matrimonio, mientras que en la separación sigue vigente. No obstante, siempre hay que destacar que no hay que confundir la separación legal con el cese de la convivencia.

A la hora de comenzar con el proceso de divorcio habrá que tener en cuenta si existe o no un acuerdo entre los cónyuges. Esto condicionará la complejidad de los trámites y el coste económico. Siempre que sea posible recomendamos recurrir a un divorcio amistoso, siendo muy recomendable contar con buen asesoramiento legal para prevenir que se produzcan errores y realizar el proceso de la forma más ágil posible.

  • Divorcio amistoso ante el notario. Solo podrá aplicarse en caso de que no existan hijos menores de edad y siempre que hayan pasado tres meses desde el matrimonio. Basta con que la pareja acuda al notario para otorgar escritura pública en la que se recoja la voluntad de disolver el matrimonio.
  • Divorcio amistoso judicial. Habrá que presentar una demanda de divorcio acompañada del convenio regulador y ratificarla en el juzgado correspondiente. El juez revisará el convenio para poder verificar que no tiene medidas judiciales para los hijos o daña a alguna de las partes.
  • Divorcio contencioso.

Contar con un buen asesoramiento legal es más que imprescindible si quieres que este trámite sea lo más llevadero posible. Siempre que cuentes con un buen abogado matrimonialista en Sevilla será aconsejable optar por un divorcio amistoso.

Una ruptura de pareja siempre es un proceso difícil para ambas partes. Contar con un buen abogado matrimonialista en Sevilla te asegurará que este proceso se realizará de forma efectiva desde un punto de vista legal. Cuando existe un vínculo matrimonial la situación es más compleja que cuando no existen lazos formales. En estos casos siempre es bueno contar con asesoramiento legal de profesionales como los que tenemos en Asencio Cantisan. Estas situaciones se vuelven más complicadas cuando contamos con niños en la relación, siendo aquí más que imprescindible optar siempre por decisiones que sean beneficiosas para los más pequeños.

 Separación

Es el fin de la convivencia entre los cónyuges, siendo el punto a partir del cual comienzan a tener su propia vida. Sin embargo, esto no supone el fin del vínculo matrimonial. En estos casos, el régimen económico establecido sigue existiendo.

Existen dos tipos de separaciones a tener en cuenta:

  • Separación de hecho. Originada por decisión unilateral de uno de los cónyuges y con mutuo acuerdo. Aquí se regula por un acta notarial las decisiones de carácter económico y las relacionadas con los niños.
  • Separación judicial. Llevada a cabo por la vía contenciosa. En este caso es el juez quien determina cuáles serán las condiciones de tal separación. Estos casos se dan cuando ambas partes no consiguen entenderse, por lo que procede a la disolución del régimen económico y al posterior reparto de los bienes.

Divorcio

En este caso se produce la disolución del vínculo matrimonial. Entra en vigor con la sentencia judicial o acta notarial. En este caso se pasa a la disolución del régimen económico, ya sea en casos de gananciales o de separación de bienes.

También se pierden los derechos sucesorios entre los cónyuges y el resto de deberes relacionados con la unión, excepto aquellos que tengan que ver con los hijos. Una vez que se ha hecho oficial el divorcio, ambas partes pueden volver a contraer matrimonio.

¿Qué elegir?

En ambos casos finaliza la convivencia dentro del matrimonio. Es necesario también que queden bien reflejadas las decisiones relacionadas con la custodia de los hijos, el régimen de visitas, las pensiones alimenticias…

Habrá que tener en cuenta sobre todo que el divorcio pone fin a la relación matrimonial, mientras que en el caso de la separación esto no sucede. Es muy complicado poder elegir una de las dos opciones, siendo necesario en todo momento el mejor asesoramiento.

Consigue un buen abogado matrimonialista en Sevilla con nosotros. Te ayudaremos y asesoraremos durante todo el proceso.

En ocasiones las parejas deciden poner fin a su vida juntos y buscar un buen abogado matrimonialista en Sevilla para poder hacerlo de forma eficaz. La separación es el acto que pone fin a la convivencia matrimonial. Sin embargo, el vínculo jurídico que une a los cónyuges se mantiene hasta que se produce la separación.

Hay que conocer muy bien las diferencias entre separarte y divorciarte antes de tomar la decisión:

  • Separación. Supone el cese de la convivencia y determinados deberes matrimoniales. En este caso se mantiene el vínculo jurídico, lo cual implica que habrá ciertas limitaciones.
  • Divorcio. Es la única vía que pone fin a la unión matrimonial. Sus efectos tienden a ser permanentes, por lo que suele emplearse en aquellas rupturas que tienen un carácter definitivo.

Elegir entre la separación o divorcio es algo que le corresponde a las parejas. En el caso de volver con tu pareja, si estáis separados solo tendrás que llevar a cabo unos trámites preceptivos ante el juzgado o notario. Sin embargo, el divorcio tiene un carácter permanente.

Efectos jurídicos de una separación

La separación es comúnmente el paso previo al divorcio. Pero debes de tener en cuenta que tiene ciertos efectos jurídicos. En primer lugar si tu régimen económico-matrimonial era de gananciales pasará a ser de separación de bienes. Esto implica que las ganancias y pérdidas propias o de la otra persona se atribuirán de forma personal.

A partir de este momento podrá llevase a cabo la liquidación del patrimonio común. Es muy necesario llegar un acuerdo con tu pareja para evitar problemas. Por otro lado, la separación tendrá efectos jurídicos en ámbitos como:

  • La patria potestad, custodia, comunicaciones y visitas de los hijos en común.
  • Pensiones alimenticias y compensatorias.
  • Régimen de gestión y administración del patrimonio común.

Si estás pensando en separarte de tu pareja acude a nuestros profesionales en Asencio Cantisan te ayudaremos con el proceso en todo momento. Nuestro servicio ofrece un buen abogado matrimonialista en Sevilla que te guiará en cada uno de los pasos a llevar a cabo.

Si eres una de esas parejas que durante el verano ha decidido poner fin a su matrimonio, nuestro servicio de abogado matrimonialista en Sevilla es la solución. Esta época del año sirve para que muchas personas se cuestionen si realmente su relación tiene futuro, siendo el momento en el que se producen más desencuentros y por tanto tomando una decisión para ponerle solución.

Para cualquier abogado es mucho más fácil cuando se ha producido anteriormente una mediación. Esto supone que ya acuden al profesional estando de mutuo acuerdo, lo que ahorra en gran medida a la pareja mucho dinero y tiempo.

En Asencio Cantisan contamos con abogados especialistas en temas matrimonialistas. Estos se encargar de la rama del derecho que regula las relaciones familiares. Los temas más recurrentes en este mes son los divorcios de mutuo acuerdo y el tratamiento de algunas consecuencias económicas como la pensión compensatoria o el uso de la vivienda familiar.

También supone un momento importante para algunos matrimonios que ya están divorciados, dado que el inicio del colegio para los hijos hace que sea el momento ideal para poder hacer cambios en la custodia compartida o en el régimen de visitas. Siempre contando con mejorar la vida de los menores y su situación ante esta ruptura.

El hecho de elegir un buen abogado matrimonialista en Sevilla supone todo un avance para poder tramitar lo antes posible un divorcio sin problemas. Nuestros profesionales cuentan con la experiencia necesaria para la resolución de cualquier tipo de conflicto que pueda darse cuando quiere ponerse fin a un matrimonio. Contamos con expertos en familia con el objetivo de que los más pequeños de la casa tengan las mejores condiciones en su vida, llegando a una negociación que no les afecte negativamente en su día a día.

Confía en Asencio Cantisan para llevar a cabo tu divorcio.

Cuando se produce la decisión de que un matrimonio ha llegado a su final aparecen todo tipo de cuestiones por resolver. Disponer de un abogado matrimonialista en Sevilla será una de las medidas más inteligentes para poder realizar un proceso de forma fácil y rápida.

La división de los bienes y el uso de la vivienda en el caso de tener hijos depende del tipo de custodia de menores y el poder adquisitivo de los padres.

La mejor manera para poder regular las consecuencias que tiene el divorcio es otorgar mediante escritura pública capitulaciones matrimoniales con las que podrás regular las consecuencias propias de la separación.

En este tipo de procedimientos en Asencio Abogados da especial importancia a qué ocurrirá con los bienes que tienen los cónyuges en común. Así como también dónde vivirán los hijos y con quién, en caso de que existan. En España este tipo de interrogantes se responden con el tipo de custodia de los menores y el poder adquisitivo que tengan cada uno de los cónyuges.

En el caso de existir custodia exclusiva y con relación a los bienes inmuebles, si la vivienda en la que vivía el matrimonio fue adquirida por uno de los cónyuges antes del matrimonio, con independencia de su régimen económico, seguirá siendo del mismo. En caso de tener hijos existe la posibilidad de que se le otorgue el derecho a poder usar la vivienda a que presente interés jurídico más necesitado y ostente la custodia de menores.

En el caso de guarda y custodia compartida de hijos menores de edad o en los supuestos en los que no haya hijos también puede otorgar, aunque sea por un tiempo limitado, el uso de la vivienda a favor del cónyuge con menor poder adquisitivo.

En estos casos lo mejor es acudir a un abogado matrimonialista en Sevilla como los que tenemos en nuestro gabinete para poder solucionar el trámite con éxito.

Quizá haya escuchado hablar en alguna ocasión del término “divorcio notarial”. Se trata de un trámite que se realiza ante el notario, sin intervención alguna del Juez. Es una forma mucho más fácil y rápida de disolver un matrimonio cuando existe un mutuo acuerdo. Como abogado matrimonialista en Sevilla, es una de las maneras más habituales de llevar a cabo la ruptura de pareja si se quiere realizar en periodos cortos de tiempo y de forma económica.

Para empezar, determinaremos los documentos que necesitarán para llevar a cabo este tipo de divorcio:

  • El DNI de ambos cónyuges e hijos mayores de edad o emancipados que deban presentarse ante el notario para el consentimiento.
  • Certificado de matrimonio y nacimiento de los hijos.
  • Libro de familia.
  • Datos de acreditación y DNI del abogado que intervenga en el divorcio notarial.
  • Convenio regulador que redacte el abogado.

En Asencio Cantisan queremos informar de los requisitos para poder tener un divorcio notarial:

  • En primer lugar, ambas partes deberán de estar de mutuo acuerdo, demostrando su voluntad de disolver dicho matrimonio sin ningún tipo de problema.
  • También deberán de llevar, como mínimo, 3 meses casados. Del mismo modo que sucede con todos los tipos de matrimonio, contando con las excepciones reflejadas por la ley española.
  • Hay que asistir a un abogado matrimonialista en Sevilla que asesorará a los cónyuges. En Asencio Abogado realizaremos un seguimiento personalizado y exhaustivo de su caso, para que no tenga ningún problema a la hora de resolverlo.
  • No deben existir hijos menores de edad o incapacitados dependientes. De ser así habría que acudir a la vía judicial. En el caso de que los hijos hayan superado la mayoría de edad, deberán de presentar ante el notario su consentimiento.
  • Otorgar una escritura pública notarial. Esta tiene como objetivo que quede reflejado la voluntad de ambas partes para poder llevar a cabo el divorcio notarial mediante el convenio regulador. Se aplicarán las medidas que sean necesarias en ámbitos como la vivienda conyugal o la pensión compensatoria.
  • La Ley del Notariado en su artículo 54 establece que el notario deberá de ser el que corresponda al último domicilio conyugal o residencia habitual de ambos cónyuges.

En caso de duda, contacte con nuestros profesionales para poder solucionar cualquier tipo de problema.

Existe una gran confusión de la población entre los términos separación, divorcio y nulidad. Acudir a un abogado matrimonialista en Sevilla como es Asencio Cantisan será todo un acierto para poder disipar las dudas.

Con la expresión nulidad se hace referencia  la nulidad eclesiástica. Por tanto se aplica a aquellos matrimonios que han sido contraídos por la Iglesia Católica. Es la primera diferencia con el divorcio, ya que este último hare referencia en exclusiva al procedimiento realizado en lo civil.

Por otra parte, es preciso que se justifique alguna de las circunstancias que se recogen en el Código Canónico, pues la nulidad no se produce automáticamente una vez que se haya pedido. A diferencia de los divorcios, que no requieren de ningún tipo de justificación para obtenerse, el único requisito que se debe cumplir es que hayan pasado 90 días desde la boda.

Nuestro abogado matrimonialista en Sevilla te explicará que para que consiga la nulidad se puede alegar algunos de estos impedimentos por causas personales, jurídicas o que nacen de un delito. Entre ellas están:

  • Impedimento de edad.
  • Impedimento de impotencia antecedente y perpetua.
  • Impedimento de vínculo o ligamen.
  • Impedimento de orden sagrado.
  • Impedimento de rapto.

Estas son algunas de las causas, entre muchas otras, para pedir la nulidad matrimonial. Si usted está planteando pedir este tipo de procedimiento, le aconsejamos acudir a nuestro abogado matrimonialista en Sevilla.

Le ayudaremos y asesoraremos en todo momento sobre los distintos procedimientos. Entrando en detalles para que conozca a la perfección el proceso. Consulta con Asencio Cantisan y podrás tener un servicio legal de calidad.

Si está buscando un servicio de abogado matrimonialista en Sevilla, Asencio Abogados es su mejor opción. Desde el inicio del confinamiento muchas parejas están viviendo sentimientos muy parecidos a los que con normalidad se dan durante julio o agosto. Pasar las 24 horas juntos acaba pasando factura, con el plus añadido de que actualmente no se puede disfrutar de los descansos en la playa o el chiringuito.
A ello debemos de sumar la gran cantidad de gente que ha perdido su empleo, lo cual ha hecho que aumente también la tensión en el hogar. En algunos hogares la convivencia se está convirtiendo en forzosa, creando situaciones de lo más violentas y haciendo que en muchos casos vuelvan a plantearse si se están realizando las cosas como deberían.
Por todos es sabido que en septiembre suele concentrarse el mayor número de demandas de disolución matrimonial. Casi el 30% de ellas se realizan en este mes. Siempre se ha asociado a los periodos vacacionales en familia, siendo las separaciones un daño colateral de tanto tiempo juntos. Aprovechando la vuelta a la rutina para ponerle fin a sus matrimonios.
Todo esto ha hecho que muchas familias busquen un abogado matrimonialista en Sevilla con el objetivo de informarse de los procesos a realizar para conseguir llevar a cabo su separación. El exceso de cohabitación aumenta la tensión y en muchos casos acaba por tomar decisiones que se llevaban planeando durante un tiempo.
Una vez pasados los cincuenta días es mayor aún el estrés que pueda haber en cualquier hogar. El pasar tantas horas rodeado de la familia y el hecho de que exista cierto desconocimiento sobre qué ocurrirá en un futuro hace aún más prematura la toma de este tipo de decisiones.
La desescalada traerá distintos cambios e incógnitas. Entre ellas se encuentra el hecho de si realmente habrá un repunte en el número de parejas que optarán por acabar con su matrimonio. Todo apunta a que septimembre se habrá adelantado durante esta jornada.